miércoles, abril 23, 2008

¿Pero por qué esta tendencia a buscar lo bello en lo oscuro sólo se manifiesta con tanta fuerza entre los orientales? (...) ¿Cuál puede ser el origen de una diferencia tan radical en los gustos? Mirándolo bien, como los orientales intentamos adaptarnos a los límites que nos son impuestos, siempre nos hemos conformado con nuestra condición presente; no experimentamos, por lo tanto, ninguna repulsión hacia lo oscuro; nos resignamos a ello como a algo inevitable: que la luz es pobre, ¡pues que lo sea!, es más, nos hundimos con deleite en las tinieblas y les encontramos una belleza muy particular.
En cambio los occidentales, siempre al acecho del progreso, se agitan sin cesar persiguiendo una condición mejor que la actual. Buscan siempre más claridad y se las han arreglado para pasar de la vela a la lámpara de petróleo, del petróleo a la luz de gas, del gas a la luz eléctrica, hasta acabar con el menor resquicio, con el último refugio de la sombra.

Tanizaki, Elogio de la sombra.


Se me empieza a hacer costumbre esto de cenar con velas. Cenar con velas, cocinar con velas, escribir con velas, bañarme con velas. Tercer apagón en lo que va del mes. Ya empiezo a disfrutarlo. Cuando vuelve el pulso, para setear el reloj despertador, debo mirar la hora en la computadora pues no tengo otro reloj.
¿Es ésta la preparación para la renuncia a este tipo de confort?.
(Realmente estaba leyendo esto anoche).

3 comentarios:

flor dijo...

excelente! me encantó este párrafo!

Germán A. Serain dijo...

tedigounacosa (pero antes: yo no solía escribir asítodojunto hasta que te conocí, por más que ahora vos ames los espacios, sabelo):

el otro día se me cortó la luz mal en la facultad (y es la tercera vez que me pasa, en diferentes momentos) y seguí dando clases lo más tranquilo, pero lo mejor fue que lamenté profundamente, pero en serio, cuando al rato la electricidad volvió. la diferencia es que no había velas, pero me deleitaba eso del nadie ver nada y adivinarse sólo a través del sonido. decí que sin luz no habría blog, y por lo tanto nadie podría leerte ni leer esto que ahora escribo...

paula dijo...

gracias por jaboncito
cuando nos vemos ? te extraño
tenés tel? besos