lunes, abril 27, 2009


- ¿Por qué cree que criminalizar el aborto es criminal?

Para mí no sólo es un crimen, es genocidio. Porque mata mujeres, las mata por mujeres, por pobres, a sabiendas y en cantidad. Eso es genocidio, ¿o no? Y sus responsables, bueno, genocidas. Pero bueno, no hay voluntad política para perseguir estos crímenes.


acá hay más. y está buenísimo.

15 comentarios:

G. dijo...

Sin embargo, con este mismo argumento podríamos defender la postura de que la negación de instaurar una pena de muerte para los asesinos que la ley actual deja vivos y sueltos, causando en consecuencia la muerte de nuevas víctimas, también es un genocidio.

Además me parece que la mujer que se hace un aborto y muere, no muere por mano de nadie, sino por la suya propia. El nonato que muere en su vientre, en cambio, muere por la decisión de su propia madre. Homicidio agravado por el vínculo, si vamos al caso.

Me parece que es indefendible, qué querés que te diga. Todo bien el aborto en casos de violación, todo bien el aborto en casos de que la vida o la salud de la madre corra riesgos... ¿Pero cuántas de las mujeres que alzan la voz a favor del aborto no están pensando sólo en sus ganas de coger sin tener que hacerse luego cargo de ser madres si algo sale mal?

En todo caso obliguemos al Estado a generar una educación sexual más compleja y abarcativa. Pero matar es matar. Al margen de los sexos. Al margen de que la víctima esté dentro o fuera de un vientre. Al margen de que la víctima tenga o no tenga poder, económico, político o el que quieras. Al margen de que la víctima pueda o no ejercer un legítimo acto de defensa. O de venganza.

Beso.

c. dijo...

¿quién dice estas palabras pero no su nombre?

me harté de los anónimos. sobre todo al momento de las opiniones.

G(ermán) dijo...

Caro, desde que nos conocemos vos sos C. y yo soy G., que yo sepa...

G. dijo...

...que por otra parte (aprovecho tu momentáneo silencio para señalar este punto), en el caso de los debates y las opiniones, tal vez sea una mala costumbre nuestra (me incluyo) esto de ver primero quién dice antes del qué es lo que se dice.

No digo que las ideas tengan autonomía, pero tampoco creo demasiado en eso de las opiniones autorizadas y las otras. El que un Borges de chico haya escrito en la escuela una Composición tema La vaca no lo convierte en una obra literaria... y ya se ha visto que un Pierre Menard puede escribir un Quijote.

Ariel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ariel dijo...

"¿Pero cuántas de las mujeres que alzan la voz a favor del aborto no están pensando sólo en sus ganas de coger sin tener que hacerse luego cargo de ser madres si algo sale mal?"

A veces creo que las voces antiabortistas tienen en su imaginario esa fantasía como el mayor peligro, el mayor problema, por encima de si se trata o no de asesinato, etc.

Y creo que no es otra cosa que el temor patriarcal al que los judíos contienen mediante el rito de la circuncición y los católicos con una madre virgen que no necesita coger: el temible, inconcebible y terrible desborde femenino y sus ganas de coger.

G. dijo...

Ariel: Te puedo asegurar que no me preocupan las ganas, sino las consecuencias. Y más allá de que tu observación es por demás interesante, yo no hablo del embarazo no deseado, sino del poder disponer alegremente de la vida de un ser humano que se produce como fruto del mismo.

Hablo del peligro de que una legislación pueda basarse en una conveniencia fundada a su vez en la irresponsabilidad, que no contemple como bien supremo la vida, sino la comodidad y una egoísta conveniencia del irresponsable.

Porque esta base legal luego serviría además para justificar que el bien supremo de la vida quede por debajo también de otras múltiples conveniencias particulares, que cada quien imagine, que ejemplos posibles hay tantos.

Las leyes son muy putas. Enredan con palabras vacías cuestiones que tienen que ver en realidad con la justicia. Los nonatos no hablan y nada saben de abogacías. Tienen esa desventaja, pobrecillos.

Coger está bueno, quién lo podría poner en duda. Matar está malo, quién lo idem.

Y creo que lo que plantea el abogado, en definitiva, es la legalización del derecho de la mujer a poder matar en condiciones que no la pongan a ella en riesgo de perder su vida.

Saludos.

Anónimo dijo...

es interesante esta discusión; curiosamente, suele ser un lugar común, es decir, una construcción social sedimentada en usos, automatismos lingüísticos, aquello de q hay vida-humanidad en un embrión fecundado, q deviene ya en sí mismo un sujeto, incuestionadamente, un potencial sujeto q, como en las propagandas más tendenciosas de ciertos sectores de la iglesia, rie alegremente, llenamdo de vida -y sentido-, completando la familia tipo, inmutable ante los cambios de la hoy ya inexistente idea de familia, imagen cuasi victoriana;

habría q preguntarse cómo hay tanta seguridad en torno a ello si aún hoy es discutido fervientemente por los médicos, y sobre todo, no objetivamente, ¿o saber no es poder, al decir de foucault?

la pregunta entonces sería si hay sujeto humano sin socialización, o sea, como mera vida biológica sin más; lo tramposo o difícl de esta discusión en torno al estatuto de lo humano es q pensar qué cosa es lo humano, pensarlo como sagrado, además, también refiere a, por ejemplo, operaciones quirúrgicas, transplantes u otros -recordemos q hay religiones q, extremamente, no admiten tales posibilidades, pero no quiero generalizar, sobre todo por desconocimiento de tales temas- pero sobre todo en torno a la muerte biológica y ahí se abren otros grandes debates, sobre todo interesados debates, puesto q ¿qué otra cosa quisiera cierto capital, este sí irresponsable, q lucrar con desarrollos propios de la biogenética?, apropiarse de un cuerpo humano, devenido propiedad del ¿estado? ¿familia? ¿de quién?; seguro suena algo tremendo pensar la propiedad de un ahora entendido como cadaver, o no-viviente, por fuera de toda cualidad humana, los afectos, sensibilidades y demás, pero esta es la impersonalidad del capital, si me permiten la no tan alegre afirmación

volviendo al tema del aborto, seguramente ni G niega el placer-goce, el uso de éstos por cada cual, sea femenino o masculino, ni Ariel piensa meramente el aborto como una sencilla forma liberal de q cada cual haga lo q le plazca, no eticamente, es decir, responsablemente -aunque no debería interpretar posiciones, no corresponde-; lo q si me parece es q, nuevamente, lo discursivo, la construcción social opera fuertemente obturando las posibilidades de pensar las condiciones de este debate

pienso por ejemplo, en la postura religiosa q considera la vida siempre ya vida, por tanto, el "acto de amor" -¿y no se coge a veces, como se dijera antes, por mero placer, y hasta, otras veces, irresponsablemente, sin cuidados?- sólo puede dar lugar a un deseado nuevo ser ¿y si no fuera así? ¿los embarazos indeseados, muchos de los cuales resultan niñxs no queridxs, con toda la carga existencial, pero también material q resulta de ello, sobre todo, pero no sólo, en los sectores más desfavorecidos ¿qué instituciones se harán cargo de alimentar a esxs niñxs? ¿devendrán entonces nuda vida, pasibles de asesinato por cualquiera? y si el aborto no es ley, no es gratuito, por tanto, no es brindado publicamente como derecho de cada cual sobre su cuerpo -acá lo ríspido de decir es q el nonato no es jurídicamente un ser humano, no es tal, o eso creo-, en unhospital estatal, y a su vez, los sectores pudientes pueden proveerselo en una buena clínica privada, donde se lo ofrecen, pristinamente, sin peligro alguno para la mujer involucrada, pero los desfavorecidos acuden a la no-clínica del barrio, peligrando sus vidas ¿es esto legítimo? ¿no avala la democracia del mercado, es decir, la desigualdad fundante de condición humana y su contrario? por supuesto q no pienso el aborto como mera dosificación de la superpoblación humana, ésta también irresponsable, pero me pregunto en voz alta algunas cosas, q obviamente no tengo claras

espero no moleste q vierta mis terriblemente largas opiniones

gastón

Anónimo dijo...

otra cosa q me quedó en el tintero, la cuestión de q las mujeres piensen el aborto como posibilidad de coger alegremente -¿por qué no, además?, no hay culpa en hacer uso de sí-, q se ha nombrado más arriba, olvida q somos nosotros quienes la mayor de las veces andamos despreocupados por el mundo, "creando" irresponsablemente, por tanto el aborto no es meramente cosa de mujeres, nos compete grandemente

gastón

Ariel dijo...

Satamente!
Preferí enfocarme en ése último punto Gastón, no sólo pq crea que, en efecto, es una de las imágenes que alientan las opiniones antiabortistas, sino también (por qué negarlo) para evitar el tema jurídico-metafísico de cuando-es-vida-la-vida-toda-vida-es-sagrada, etc.

Dicho esto, muy bueno lo que me hiciste notar: que en esta imagen de la de la mujer que aborta para coger alegremente y sin responsabilidad, oh sorpresa, el hombre está ausente!

germán dijo...

Gastón, ciertamente el debate es interesante, pues tus argumentaciones también lo son.

En cuanto a si un nonato debe o no considerarse un ser vivo, coincido en que el debate no está cerrado, en que marcar la diferencia entre un embrión y una persona es tan complejo como determinar la diferencia entre una potencialidad y un hecho consumado. Pero me permito recordarte que la esclavitud o la matanza de indígenas en América a manos de los invasores españoles se fundamentó también en la duda de si, en aquel caso, los indígenas o los negros tenían alma o si realmente eran o no eran personas. Vale decir: la duda, a la luz de la experiencia, no debería habilitarnos a masacrar, sino en todo caso frenarnos, por las dudas.

Sobre la inconveniencia de traer al mundo a un hijo no deseado, no pongo en duda la cuestión. Pero el argumento podría ser fácilmente torcido hacia la parodia de Johnattan Swiftt, quien para acabar con la pobreza proponía matar a los pobres, para que no sufrieran tanto. Por eso abogo por una verdadera solución, que es la educación y la instauración de una verdadera responsabilidad, por parte de cada persona y también por parte del Estado. Me sigue pareciendo facilismo el que los proabortistas reclamen del Estado el derecho de suspender un embarazo en lugar de reclamar condiciones dignas para hacer viable la crianza o el sostenimiento o incluso un sistema de adopción para ese hijo no deseado por venir.

Porque recordemos que el planteo no se hace respecto de la libertad de la mujer sobre su propio cuerpo, sino sobre el cuerpo de aquel que está dentro suyo. En este punto sí me parece que los argumentos se convierten en argucias. Algo así como un esclavista que pretendiera defender su derecho amparándose en el derecho a la propiedad.

Finalmente, la diferencia entre sectores pudientes y no pudientes también me parece mal argumentado. Es como la diferencia entre el delincuente que tiene plata y contactos y por eso sale libre y aquel otro que va preso por no tener tales bienes. Delincuentes son los dos, según los hemos definido. No se trata de liberar al segundo, por compadecernos de que no tenga mejores contactos políticos, sino de darle a ambos las mismas posibilidades de defensa y el mismo rigor desde la fiscalía. Garantizar la justicia y el derecho de todas las partes. Si el aborto es ley, y es brindado publicamente como derecho de cada cual sobre el cuerpo de algo que jurídicamente no es un ser humano, como no lo eran los indígenas en América o los negros africanos, no es más que garantizar que todos podemos tener el mismo derecho de acabar con una vida alegre y arbitrariamente.

Logramos ser todos iguales en nuestro derecho a matar. Menudo logro el nuestro. Mis planteos no son religiosos, pues yo mismo me considero agnóstico y anticlerical. Acaso sí pretenda ser un planteo humanista, o mínimamente civilizado.

Insisto: desde mi punto de vista lo que se plantea es la legalización del derecho de la mujer a poder matar en condiciones que no la pongan a ella en riesgo de perder su vida. Que se me retruque que no está demostrado que un feto tenga "legalmente" vida me parece una pobre defensa, en definitiva.

(Creo que los dos somos terriblemente largueros...)

jorgehue dijo...

a la mierda!! iba a escribir algo (sobre ese interpelador post de Carito) pero prefiero no hacerlo ante tantas razones o sentimientos.
Sólo se me ocurría notar (o hacer notar) que falta alguna palabra femenina, un enfoque de mujer (o de género: cuerpos que importan...).
porque hay tanta historia, tanta lucha, tanta fibra encendida, tanto dramatismo... que la razón puede en estos casos quedarse sin palabras ante una conquista.
En fin, ¿qué significado tendrán, el placer y la responsabilidad cuando se trata, como he visto en tantas adolescentes pobres, de la única opción que deja la pobreza?
Creo que es fácil hablar como varón, sin pobreza de subsistencia, sin pobreza de protección y sin pobreza de comprensión. A veces conviene dejar que hable el silencio.

Anónimo dijo...

me produce cierta incomodidad aquello de comparar mi pregunta en torno al estatuto de "lo viviente" -aclaro, no el jurídico, sino en torno a ¿qué cosa es un viviente?-, digamos, con el de los indios-sin-alma, imagínense; la diferencia estaría, me parece, en q el referir a los originarios americanos a un no tener alma -pondría esto en bastardilla, pero ¿cómo se hace en los comments?-, manifestación de mera brutalidad de los conquistadores -aunque interés, qué duda cabe-, los cuales ni siquiera pudieron, como sí lo hicieron otras culturas, asimilar sino expoliar-negar al otro -aunque las "asimilaciones", sabe de esto c., q está preparando cultura pop., nunca son mera unilateralidad, es decir, no hay pasividad del "asimilado", por tanto, hay resistencia y creación-; y lo q yo propongo como reflexión parte de preguntar si hay vida/sujeto humano antes de la socialización, o tan sólo hay -y no es poco, claro-, casi diría, extensión biológica/embrión; en fin, eso tan difícil de desentrañar, q vos identificás con la imagen de la potencia y el hecho consumado/acto, y q dificulta y hasta imposibilita/obtura pensar en términos de "muerte" del nonato, y por ende, de "delito" cometido por la mujer en torno al cuerpo del otro -curiosamente, ese otro que aún no es tal, aunque los médicos muestren imágenes humanizadas de ello, no es más que ella misma, puesto q es su extensión no socializada, y entonces sí, humanizada

es cierto q "la duda" no habilita a aberraciones, pongamos, en nombre de "la humanidad", ese constructo, investigar sin ningún tipo de ética, obrar irresponsablemente, lucrar, como tampoco mi pregunta en torno a lo viviente apunta a una visión desalmada -y fíjense q digo desalmada, resto de "sentido común", es decir, de una construcción mediada por relatos de tipo religioso- del asunto del tipo "no hay drama, no nos hacemos cargo, hay aborto", imagen terriblemente superficial q ni por asomo avalo; lo q si me parece es q el aborto como posibilidad, pero sobre todo como realidad -la muerte por aborto clandestino, sobre todo-, es oscurecido, ocultado tras imágenes de tipo sacralizantes al estilo hay vida antes de la socialización propiamente humana; es decir, se obtura la condición de la discusión: hay vida, no hay vida.

por supuesto q lo q digo, no lo digo alegremente, y quizás porque no se trata de merco cálculo despersonalizado, mucho menos malthusianamente -o, parodia mediante, swifftianamente- sino de una potencial persona humana -nuevamente, no tengo bastardillas para "potencial"-, es decir, la cuestión de la responsabilidad ante, con el otro no deja de estar presente, pero no cabe en ella pensar meramente en términos de estatutos jurídicos, puesto q el mismo es, como la ley, con-movible, histórico, producto socialmente puesto ¿o acaso se respeta tal estatuto en torno a lxs niñxs en situación de calle, verdaderas encarnaciones del homo sacer contemporáneo?

lo q proponés en torno a q el estado se haga cargo es discutible, pero ¿es probable/ verosímil? sectores de la iglesia utilizan mucho ese argumento, más luego no lo concretan, casi diría porque hay una imposibilidad de asumir esa responsabilidad en tanto las magnitudes son importantes; de la educación y la instrucción, entendida esta como respeto a las diferencias y no mera homogeneización/eliminación de la otredad, no puedo más q decir algo similar a lo dicho en torno a lo anterior: pensemos la escuela actual

la comparación entre delincuente y madre-que-comete-aborto [¿pero no padre?], poco feliz, además, obvia el hecho de que ambos en todo caso -y esto no desliga lo propio en cuanto responsabilidad/elección- son productos de una cierta situación, ergo ¿hay verdadera elección?

aclaro q, si bien asimile y asimilo muechas de tus observaciones a posturas de la iglesia, no lo hago, primero, estigmatizando, sino, más bien pensándolas como construcciones sociales q operan más allá de la filiación a tal institución -o tales-, por ejemplo, pensar la cuestión del "alma", los negros esclavos "sin alma" -nuestros sacer, ¿tendrán alma?, habría q hacer una campaña afirmativa con ello, quizás alguien tomaría cartas en el asunto, aunque podría jugarnos en contra y devenir eliminación de los des-almados, cual producción del puro cuerpo de lo normal-trabajador-ciudadano-familiero-acho-argento-, el clinicamete muerto pero aún -jurídicamente- vivo, es decir, encarnación del verbo/alma, el nonato creación divina, es decir, semejante a dios, por tanto humanizada

sobre todo no hablo de demostraciones o estatutos "legales" -mucho menos de una vez para siempre-, eso viene luego

no aburro más, sobre todo a c., q está estudiando

Anónimo dijo...

ah me olvidé q soy gastón, a veces

(G)ermán dijo...

Por eso C. se enojó al comienzo. Porque no sabía si eras vos, si era yo, o si era alguien más.

(Si sabía que eras vos o alguien más, entonces no se enojaba.)

Para poner itálicas tenés que tipear lo que quieras que aparezca así entre un "< i >" inicial y un "< /i >" final. (Pero sin los espacios (yo los tengo que poner, porque de lo contrario no vas a poder ver el código.)

Para negrita es lo mismo, pero en vez de una "i" escribí una "b".