miércoles, agosto 13, 2008

a pesar de lo que puedas creer, los sucesos no son reversibles. el hecho de que hayas podido entrar, no significa que puedas salir; las entradas no se convierten en salidas, y nadie te garantiza que la puerta por la que entraste hace apenas un minuto esté aún allí cuando la busques un instante después. así son las cosas en la ciudad. cada vez que crees saber la respuesta a una pregunta, descubres que la pregunta no tiene sentido.

p. auster
el país de las últimas cosas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

guau! vivis re adelantada!
posteaste el 13/08 y aca en BA todavia es 12!
te lo digo en 2 palabras: IM-PRESIONANTE
el hno.

Germán A. Serain dijo...

La red de redes tiene esto de la multiplicación, ya ves...

ziNziA dijo...

Caro, cómo disfruto de tus lecturas. Gracias!

Ariel dijo...

Epa.
Dos post seguidos de este librito que ya me estan dando ganas de leer!

flor dijo...

Ese libro de Paul Auster es aterrador. Y bellísimo.

mercadito de barrio dijo...

buen libro pero me angustió de principio a fin.